Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
<
Volver
20-04-2018

Lugares en los que querrás vivir: arquitectura sostenible

Ejemplos de construcción que cuida del entorno y sus habitantes.

En una vivienda o mejor dicho hogar es un lugar donde se habita, creando en ellos la sensación de seguridad, calma y confort. En muchas ocasiones se nace, se vive y también se muere. Son lugares donde pasamos más del 80% de nuestro tiempo, según estiman los expertos.

El dar un paso a una arquitectura sostenible, no sólo tiene beneficios medioambientales, sino también ventajas para la salud, sean habitantes o trabajadores y supone un ahorro económico notorio en muchos aspectos. La arquitectura sostenible es un tipo de diseño arquitectónico proyectado, creado y realizado de manera respetuosa con el medioambiente para optimizar los recursos naturales, produciendo el mínimo impacto y adaptándose al medio visualmente.

Europa dicta que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios nuevos tendrán que ser de consumo casi nulo. Y el escaso suministro que necesiten tendrá que ser renovable, generado en el propio edificio o en el entorno cercano.

"Hoy en España la definición de edificios de consumo casi nulo", comenta Ander Echevarría, director técnico-comercial de 100x100madera, una firma de construcción biopasiva. "Es poco más o menos que cumplir el código técnico, muy poco exigente".

Existen edificios que cumplen con los requerimientos de una arquitectura ecológica. "Son aquellos que prácticamente no gastan para su climatización y son cero emisiones", explica Micheel Wassouf, director de Energiehaus, un estudio especializado en metodología Passivhaus, el estándar de origen alemán que asegura la máxima eficiencia. Se debe conseguir, considera este arquitecto, sin renunciar al confort en cualquier estación del año e intentando mitigar el efecto de la pobreza energética, una situación en la que viven 4,5 millones de españoles, según datos del Gobierno.

Las construcciones acreditan la eficiencia con varios certificados. El más elevado es el mentado estándar Passivhaus, un logro que solo el 1% de los de los edificios nuevos en España atesoran. El Consejo de Construcción Verde de España concede por su parte el certificado LEED, que también valida la sostenibilidad energética y ambiental de un inmueble.

Al aspecto energético de la arquitectura sostenible se suman otros dos:

  • El ambiental, que trabaja por que las casas nuevas no agredan al entorno y que se adapten al cambio climático.
  • El social, donde contribuimos los ciudadanos y la implicación a la hora de tomar decisiones.

Como se consigue una arquitectura sostenible:

  • Integración de las fuentes de energías alternativas: Placas solares térmicas para el agua caliente sanitaria y fotovoltaicas para la obtención de electricidad, la biomasa (especialmente de desechos y pallets de aserrín) y energía eólica.
  • Eficiencia energética en los edificios: Se aumenta el aislamiento de las bioconstrucciones un 40% sobre las convencionales, produciendo un importante ahorro económico y una disminución de las emisiones de CO2 por el uso de calefacción, refrigeración y el uso de tecnología de alta eficiencia energética.
  • Técnicas constructivas sostenibles: En la arquitectura sostenible también se contempla una edificación respetuosa con el medio, no sólo en los materiales usados. También busca ahorrar energía en ese proceso, recurriendo a materiales fabricados con el menor gasto energético posible, evitando al máximo el traslado del personal y de materiales.

Beneficios de la arquitectura sostenible:

  • La arquitectura ecológica tiene la ventaja de ser menos perjudicial para el medio.
  • Sus edificaciones son más sanas y benefician la salud ya que utiliza materiales naturales de poco impacto, no solo ambiental si no para las personas. Los elementos de los edificios de construcción convencional con el tiempo producen niveles de toxicidad que pueden afectar la salud.
  • La arquitectura ecológica tiene ventajas económicas al estar orientadas para aprovechar el calor y la luz, el ahorro de dinero en la factura de la luz se incrementa enormemente.

 

Ejemplos de arquitectura sostenible:

  • Madera y ropa vieja para un edificio histórico: En Sestao, una de las zonas más afectadas por la reconversión industrial vasca, se eleva la Casa del Arco, un edificio de viviendas histórico.
    Está construida de madera prefabricada, se alimenta de biomasa, reutiliza el agua de las duchas e inodoros y para su aislamiento se han reciclado residuos textiles.
  • La ciudad al natural: La firma de consultoría Arup en Madrid ha plasmado en el proyecto Madrid+Natural un edificio que transpire, regule su temperatura y aproveche las lluvias. Su concepto de sostenibilidad es muy técnico y estos son algunos ejemplos del proyecto: Tejados ajardinados, paredes vegetales, pavimentos permeables, sistemas de recolección de niebla y rocío, suelos vivos en los que se puede cultivar una arquitectura vital en zonas áridas y en riesgo de desertificación. Este proyecto se centra en la rehabilitación de un edificio de oficinas en el   número 81 del madrileño paseo de la Castellana y si todo sale bien esperan obtener la calificación Well,
  • La casa que menos consume de Madrid: 100x100madera hace cuatro años introdujeron la construcción biopasiva, un concepto que combina la eficiencia energética con el uso de materiales respetuosos con el medio ambiente, Utilizan: madera de bosques con certificados de sostenibilidad, papel reciclado, lino, lana de oveja, cáñamo, pinturas minerales e intentan que sean materiales de proximidad.

Ander Echevarría, director técnico-comercial de la empresa, tiene su oficina situada en Guadalix de la Sierra y es el edificio que menos consume de Madrid (unos 600 euros al año por los 4800 de media de las viviendas de la zona) y ha sido la primera certificada Passivhaus de la comunidad. Las casas que fabrican no necesitan calefacción o aire acondicionado, en invierno el aire nuevo recuperan las calorías del aire viciado que extraen de la vivienda con un intercambiador térmico, ayudando a mantener la temperatura interior. Y en verano el aire nuevo que entra enfría gracias al aire viciado que extraemos mezclándose en ese mismo dispositivo.